lunes, 11 de abril de 2011

 


Era una abeja llena de alegría y vitalidad.
 En cierta ocasión, volando de flor en flor y embriagada por el néctar, se fue alejando imprudentemente de su colmena más de lo aconsejable, y cuando se dio cuenta ya se había hecho de noche.
 Justo cuando el sol se estaba ocultando, se hallaba ella deleitándose con el dulce néctar de un loto. 
Al hacerse la oscuridad, el loto se plegó sobre sí mismo y se cerró, quedando la abeja atrapada en su interior. Despreocupada, ésta dijo para sí: “No importa. Pasaré aquí toda la noche y no dejaré de libar este néctar maravilloso. Mañana, en cuanto amanezca, iré en busca de mis familiares y amigos para que vengan también a probar este manjar tan agradable. 
Seguro que les va a hacer muy felices”. 
La noche cayó por completo.
 Un enorme elefante hambriento pasó por el paraje e iba engullendo todo aquello que se hallaba a su paso. 
La abeja, ignorante de todo lo que sucediera en el exterior y cómodamente alojada en el interior del loto, seguía libando. 
Entonces se dijo: “!Qué néctar tan fantástico, tan dulce, tan delicioso! ¡Esto es maravilloso! No sólo traeré aquí a todos mis familiares, amigos y vecinos para que lo prueben, sino que me dedicaré a fabricar miel y podré venderla y obtener mucho dinero a cambio de ella y adquirir todas las cosas que me gustan en el mundo”.
 Súbitamente, tembló el suelo a su lado. El elefante engulló el loto y la abeja apenas tuvo tiempo de pensar: “Éste es mi fin. Me muero”. 




El Maestro dice: Sólo existe la seguridad del aquí-ahora. Aplícate al instante, haz lo mejor que puedas en el momento y no divagues.



2 comentarios:

Inútil Cosmonauta dijo...

¡Esta foto es de 10! me encanta, aunque los marcos no son mi rollo...
Y el texto me ha encantado, ¿quién es el autor? ¡un beso, tatica!

Rebecca dijo...

hola María Rosa,
paso a dejar mi saludo y un feliz fin de semana^^

un abrazo carinoso^^